EL VIAJE DE DANTE es una adaptación libre del libro LA DIVINA COMEDIA, de Dante Alighieri. El tema central de esa obra es una visita de Dante al mundo del más allá acompañado por Virgilio, su guía y maestro.
El esquema del universo dantesco es una elaborada mezcla de matemáticas y doctrina cristiana; para él, el universo consta de materia y forma, el Infierno tiene la figura de un cono invertido, que se estrecha a través de nueve círculos concéntricos hasta el centro de la Tierra, donde vive Lucifer. Un sendero conduce a la superficie del hemisferio austral (cubierta por el mar), sólo queda al aire una isla donde se eleva la montaña del Purgatorio, éste se encuentra cortado por cornisas que se van restringiendo hasta la cumbre, donde florece la selva del Paraíso terrenal; en las dos primeras se encuentra el Antepurgatorio donde se detienen las almas que se convirtieron a Dios a la hora de su muerte; en las siete cornisas superpuestas se halla el verdadero Purgatorio.
Nueve son los cielos que rodean a la Tierra. Los siete primeros son los de aquellos planetas ya conocidos por los antiguos, el octavo es el de las constelaciones solares o de las estrellas fijas y el noveno es el cielo cristalino o Primer Móvil. En torno a estos nueve cielos permanece el Empíreo, cielo espiritual, sede del Paraíso real.

El Infierno
La primera parte se conforma por 33 cantos donde Dante se pierde en la selva oscura; se da la aparición de Virgilio y comienza el viaje. En esta parte pasan los dos poetas por los nueve círculos donde se encuentran el Limbo y a lujuriosos, glotones, avaros, iracundos, herejes, violentos, a Minotauro y las ruinas del Infierno, la selva de los suicidas, la cascada de agua tinta en sangre, usureros, engañadores, las nueve fosas, sodomitas, la escolta de demonios, hipócritas, la fosa de las serpientes, calumniadores, traidores, la caída de Lucifer y la formación del Infierno y del Purgatorio.

El Purgatorio
En la segunda parte, (33 cantos), los poetas llegan a la playa de la isla del Purgatorio, donde se da la purificación de Dante. Aquí aparece el Antepurgatorio y el Purgatorio con sus nueve terrazas donde se encuentran los orgullosos, los envidiosos, el ángel de la misericordia, los perezosos, los avaros y los pródigos, los glotones, los lujuriosos y el umbral del Paraíso terrenal. Es en esta sección donde desaparece Virgilio.

El Paraíso
En la tercera y última parte (33 cantos), Dante conoce los nueve cielos: de la Luna, de Mercurio, de Venus, del Sol, de Marte, de Saturno, de las estrellas fijas, el Primer Móvil y el Empíreo. Aquí conoce a las almas que no cumplieron sus votos, las que practicaron el bien por ganar buena fama, las que estuvieron sujetas al amor, las de los sabios y las de los que combatieron por la fe, y es testigo del triunfo de Cristo. En el décimo cielo o Empíreo intuye la unidad universal de Dios y se da el fin de la visión.
Siguiendo esta base, nuestro COMIC retoma ese viaje y lo recrea visualmente, para dar al lector una idea más acabada de los mundos de ulratumba, pero siempre respetando las verdades de la doctrina católica, por lo cual se presenta como un excelente elemento de catequesis, especialmente para niños y jóvenes, acostumbrados al formato y presentación a la manera de las historietas.
Circunstancias y personajes se agregan para dar vibración y agilidad al relato, sin olvidar las enseñanzas morales de cada lugar visitado por estos nuevos héroes creados en Argentina por Idea Studios en forma exclusiva para esta aventura. Esperamos que DANTE ARGENTO y sus compañeros sepan ganarse un lugar en el corazón de cada lector y su experiencia sirva de enseñanza a todos los que creen en la vida después de esta vida. Gracias a la colaboración de la Fundación Misericordia Divina y a la Orden Seglar Apóstoles de los Últimos Tiempos que han aportado ideas, datos y energía orante para que este proyecto vea la luz.

ADVERTENCIA:
No se permite utilizar este material publicado ni nada del contenido de este sitio sin la expresa autorización de la FUNDACIÓN MISERICORDIA DIVINA, Asociación de Laicos Católicos.